¿Formación? ¿Diversión? ¡Las dos a la vez es posible! Se llama team building. Una fórmula que comenzó en USA y que hace que los equipos de trabajo disfruten de un rato con los compañeros creando lazos y cohesión además de aprender más directa o indirectamente algunas habilidades.

El team tuilding como vehículo para el aprendizaje

La manera de aprender ha cambiado: mejor dicho, ha evolucionado. Se puede aprender jugando, disfrutando, pasando un buen rato. De esta manera se aprende mejor, se fijan mejor los conceptos y se experimentan que es la mejor fórmula para el aprendizaje. Hablamos en este caso del aprendizaje experiencial.

Por que aplicar el team building a la formación

El team building es un magnífico vehículo de formación porque permite experimentar las cosas en la práctica, interiorizarlas de manera casi intuitiva y natural. Es casi una manera de aprender de manera natural. Cualquier vehículo de ocio es una buena manera de hacerlo y disfrutar.

 ¿Juego y empresa son buenos aliados?

¡Por supuesto que el juego y la empresa son buenos aliados! Dejando aparte la diversión puramente frívola y los beneficios que se alcanzan al fomentar los lazos entre los compañeros de trabajo, el team building enfocado como juego es la combinación perfecta para aprender y disfrutar. El team building aplicado a la formación puede ser una herramienta perfecta para tu empresa.

Algunos ejercicios de team building aplicados a la formación

raposteria team building Aprende y diviértete con el Team BuildingTeam building de bombones, aplicado a la creatividad

Cuando tu trabajo no tiene nada que ver con la repostería ni con el arte del chocolate, entonces lo que ocurre es que en una actividad de team building en la que tienes que hacer bombones y montar tu negocio chocolatero, entra como personaje principal la creatividad. Utilizas la imaginación, no tienes límites ni vallas. Todo vale en el sentido de que todo se puede pensar diferente. Es una forma de desarrollar la creatividad que luego se puede aplicar en el día a día del trabajo.

Team Building de cocina, aplicado al reparto de tareas

La cocina es sin duda organización. Cada partida tiene su sitio, su responsable. Hay que cumplir con varias tareas a la vez (limpiar, cortar, enfriar calentar…). Sin orden ni reparto de tareas todo sería imposible y los menús no saldrían a tiempo. El Chef responsable de la cocina es la guía, pero la organización de las tareas es la clave del éxito.

Team Building de construir un minigolf, aplicado a la flexibilidad y capacidad de adaptación

Si entras en una tienda de bricolaje de las que hay gigantes en los centros comerciales, te abruman los materiales. Normalmente los equipos que realizan team building no están para nada relacionados con este tipo de creaciones y montajes. Si después de un rato eres capaz de haber construido varios hoyos de minigolf desde la nada, ¡es que ese equipo puede con todo!

Por el camino, dudas, tener que negociar en un almacén, poder hacer las pruebas de calidad y ser flexible; pero al final el premio es la satisfacción de haberlo realizado y de poder jugar en los hoyos como premio.

Team building de percusión corporal, aplicado a la coordinación

Muchos equipos defienden la idea de las 3 “Cs” para el éxito: Comunicación, cooperación y coordinación. Hay que alinearse en conceptos y proyectos, pero si pruebas la “sincronización y coordinación corporal” además de un rato divertido permite experimentar conceptos fundamentales de un equipo: escucha activa para ir al unísono, estar pendiente del compañero para “ir a la vez”. Poner energía y estar motivado… hacer todo a la vez es ser un equipo.

Team building de networking, para cohesionarse y fomentar el sentimiento de pertenencia

Cuando hay vínculos, todo funciona mucho mejor. Conocemos al compañero y comienza la empatía. Por esta razón los juegos de networking son una actividad de team building experiencial que permite conocer más a los compañeros, entenderlos y empatizar.

El team building experiencial como vehículo de formación

Hace años no se entendía el team building. Se confundía con diversión por mera diversión. No tenía objetivos ni valor añadido. Actualmente se ha demostrado que el team building tiene sentido, que tiene un propósito para los equipos y que además tiene un valor saludable y de bienestar. Nos formamos, pero experimentando. ¡Llámalo por su nombre: team building!, ¡Llámalo por su nombre: formación experiencial!